¿Cuáles son las causas del estrés?

El estrés es un sentimiento subjetivo de tensión física o emocional, de carácter demandante o/y desafiante.

 Al hablar de estrés un escalofrío recorre nuestro cuerpo, nos viene a la mente apelativos negativos, agobio y un abanico de situaciones espeluznantes. No obstante, el estrés no tendría que darnos siempre mal rollo. Ante la pregunta a qué se debe el estrés la respuesta es que no es más que una reacción fisiológica, antropológicamente adaptativa. Así que es bueno que el organismo se active ante una situación amenazante igual que se ponía en alerta el cuerpo de nuestros ancestros al sentir la amenaza de una fiera. Por tanto, por paradójico que nos parezca, existe un tipo de estrés que resulta “bueno”. El estrés positivo se conoce con el nombre de estrés. El estrés es una estimulación positiva, una especie de empujón que nos azuza a superar todo obstáculo consiguiendo nuestro objetivo. Gracias al estrés ganamos en conciencia, concentración, conocimientos y creatividad. Es decir la ración justa de estrés, la presión justa resulta beneficiosa revirtiendo positivamente en nuestra salud y felicidad.

Cuáles son las causas del estrés

El problema viene cuando tenemos una sociedad que vive a contrarreloj para alcanzar sus exigencias. Vivimos excitados, ansiosos, preocupados, saturados en definitiva de estrés negativo. ¿A qué se debe el estrés? El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional procedente de una situación o pensamiento. Factores estresantes hay múltiples y variados pues dependen de cada persona, no obstante todos se caracterizan por su carácter demandante o/y desafiante. Causas del estrés pueden ser un despido, la jubilación,  los problemas económicos, una mudanza, problemas familiares, casarse, divorciarse, tener un bebé, enfermedad o fallecimiento son los más comunes.

El estrés no es más que una interpretación subjetiva que surge de la evaluación que efectuamos de una situación con la que estamos fuertemente comprometidos. La impotencia que sentimos ante nuestra capacidad de respuesta y nuestra falta de control son las que desatan un ataque de estrés. El estrés debe combatirse desde el primer momento solicitando ayuda al psicoterapeuta. Existe el peligro de automedicarnos, obviarlo o convivir con él llegándonos a acostumbrar. Pudiendo acarrear otras patologías como depresión, trastornos cardiovasculares o endocrinos. Además de diabetes, cáncer, irregularidades menstruales, problemas cutáneos como acné o eczema o daños oxidativos incluso a nivel de ADN y ARN. Por estos motivos debemos hacernos cargo del estrés y no cronificarlo.

HORARIOS DE APERTURA

Lunes – Viernes9:00 – 21:00
Sábados10:00 – 14:00

  +34  678 418 294

DONDE ESTAMOS

COMO LLEGAR

  • METRO: EMBAJADORES (Línea 3, amarilla) y ACACIAS (Línea 5, verde). A solo 10 minutos caminando desde la boca del Metro.
  • BUS: Cerca paran muchas líneas de autobuses: 6, 45, 55, 59, 60, 78, 85, 105, 148, E1.

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

La consulta es un espacio amplio y confortable donde te sentirás tranquilo y seguro.

Te garantizamos absoluta discreción y confidencialidad.

2018-02-19T17:59:35+00:00